Un buen consejo para atreverte a dar ese paso que vienes postergando



Ayer estaba tomando un café con una amiga y salió el tema de los miedos que surgen cuando estás por iniciar algo nuevo en tu vida: “¿Y si no resulta? ¿Y si sale mal? ¿Y si no me la puedo?”. Es tan común escuchar esa vocecita interna que nos susurra al oído esas frases catastróficas con posibles escenarios terribles que podrían ocurrir si llegamos a embarcarnos en esa nueva relación, trabajo, carrera, proyecto, etc.


De hecho, esa vocecita es tan poderosa que muchas veces termina por convencernos de no arriesgarnos y quedarnos otra temporada ancladas en nuestra zona de confort (la cual es segura y conocida, pero no precisamente excitante ;).


¿Cómo se hace para atrevernos a dar ese paso sabiendo que existe la posibilidad de embarrarla, fallar, hacer el ridículo, elegir el camino incorrecto o una mezcla de todas las anteriores? ¿Cómo encontrar el coraje para lanzarnos sin tener la certeza de que las cosas saldrán como a nosotras nos gustaría?


Lo primero que debes saber es que estos miedos no sólo aparecen cuando estás por empezar algo nuevo, no. Esta vocecita, que yo llamo con cariño “Loca de la Azotea”, puede aparecer en cualquier etapa de nuestra vida, independiente de cuántos riesgos o cambios hayamos vivido antes.


Nadie puede saber a ciencia cierta qué va a resultar y qué no, hasta que realmente lo haces. El desafío está en lanzarnos justamente sin esa certeza. Atrevernos a dar el salto con ese cosquilleo que se siente en el estómago cuando las cosas son inciertas y todo puede pasar. Porque si esperas a estar 100% segura de algo para hacerlo, te sugiero que tomes una silla muy cómoda y esperes sentada. Porque la espera será laaaaaarga (por no decir eterna). Los miedos y las dudas son parte de la vida. Hay que aprender a saltar con ellos. Por ahí escuché alguna vez que ser valiente no es no tener miedos. Valiente es aquel que aún sintiendo miedo, se atreve.


Sea cual sea el escenario que estás enfrentando ahora mismo, sea cual sea la razón que te asusta en este preciso momento, hay una pregunta que necesitas hacerte (y responderte) para encontrar el coraje para dar ese paso que necesitas hacer. Y esa pregunta es: “¿Qué es lo peor que podría pasar?”. Lo mágico y poderoso de esta pregunta es que te la hagas contemplando las dos posibilidades que tienes en frente. Es decir, “¿Qué es lo peor que podría pasar si hago xxxxx?” y luego, “¿Qué es lo peor que podría pasar si NO HAGO xxxx?”.


Al responder a la primera, asegúrate de pensar en todas aquellas cosas que podrían salir mal (pero no te conviertas en guionista de Hollywood, piensa en cosas realistas, que efectivamente podrían pasar ;). Esto producirá lo que en psicología llamamos “efecto positivo del pensamiento negativo”. Pensar en los posibles escenarios negativos que podrían ocurrir, te ayuda a prepararte y generar estrategias “en caso de” que llegase a ocurrir realmente. Lo que la mayoría se da cuenta al responder a esta pregunta es que incluso el peor de los escenarios podría llegar a ser manejado.


Al responder a la segunda pregunta, “¿Qué es lo peor que podría pasar si no lo hago?”, te darás cuenta de que en la mayoría de los casos, si decides lanzarte, incluso el escenario más malo no será peor que el remordimiento por no haberte atrevido. Porque uno de los principales arrepentimientos de las personas que están a punto de morir no es por aquello que hicieron, sino que por todas aquellas cosas que no hicieron cuando tuvieron la posibilidad.


Para ejemplificar todo esto, acá te dejo un video que me mostró mi marido hace un par de días y que puso mi piel de gallina de emoción. En él vemos como Patti Smith, una rockera estadounidense de gran trayectoria, se ve enfrentada a uno de esos escenarios catastróficos que podríamos imaginar y cómo efectivamente, ese peor escenario, incluso ocurriendo, no fue tan terrible. De hecho, ella estaba muerta de miedo, y lo reconoce frente a un público exigente y en una ceremonia tan importante como lo es la entrega de los Premios Nobel. Ella es lo que yo llamo una mujer valiente: incluso con los nervios, incluso con sus inseguridades y miedos, da el paso y saca toda la fuerza y potencia que vemos que toma su interpretación. Realmente un ejemplo.


Pero no quiero contarte el video, te invito a que lo veas, te inspires y te conectes con esa fuerza que tienes para dar el paso que estás planeando dar. No dejes de verlo, es uno de los mejores videos que he visto en mi vida.




¡¡Cuéntame qué te parece!!


Un abrazo,


Mary

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Black Instagram Icon
  • Facebook Basic Square

© 2018 Mary Valdés Psicóloga & Coach

  • Facebook Social Icon
  • Black Instagram Icon